Valentina Osorio Experta en Imagen Efectiva, nos explica la importancia de lucir siempre nuestras uñas impecables para generar un impacto positivo.

Las manos son el marco de nuestro cuerpo y las responsables de completar nuestra comunicación. Si somos conscientes de la importancia de las manos, descubrimos porque es indispensable lucir las uñas siempre impecables y acorde con nuestro oficio para garantizar un impacto con éxito.

Tanto el estado de las uñas como el acabado que hagamos en ellas, generan mensajes subliminales que van directo al inconsciente de la persona con la que estamos hablando y estos se encargan de reforzar o debilitar nuestro discurso.

A continuación, les dejo algunas recomendaciones para que luzcan siempre maravillosos:

La edad no determina el color, lo que realmente cuenta es el momento para el cual lo eliges; esto significa que si eres una niña, joven o mujer básica, clásica, tradicional o trabajas en el segmento financiero, legal, administrativo; colores claros como Primera dama, Diva, Sofisticada y Matrimonio o rojos como Orgullosa, Linda, Sangre toro y Malvada son ideales para ti. Por el contrario, si eres dinámica, creativa y moderna o trabajas en el segmento belleza, moda o publicitario, todos los nuevos colores de nuestra última colección Macabra van a ser tus mejores aliados Juguetona, Arrebatada, Traidora y Tirana. Si quieres llamar la atención y no pasar desapercibida en espacios como vacaciones, fiestas, despedidas, eventos musicales y fiestas infantiles, elige colores llamativos, neones y vibrantes como Efusiva, Ambiciosa, Eléctrica, Buscona y Campeona. Si trabajas en el segmento comercial, ventas o asesoría, cuídate de llevar colores que se vean más que el producto que estas vendiendo, tus uñas deben estar impecables e idealmente en tonos sutiles, claros y discretos como Francés, Nieve, Ejecutiva, Angelical, Ilusión, Calmada y Solidaria.

En el caso de los hombres es clave que sus uñas siempre estén arregladas por un experto con cubrimiento transparente en acabado mate.

Recuerda siempre que tus manos y uñas hacen parte importante de tu discurso.