Un circo que existe desde hace casi 150 años, Ringling Bros. and Barnum and Bailey, se enfrenta al siglo XXI con innovaciones que van desde sensores integrados en la costura de los disfraces, a proyecciones de video con tecnología similar a la apertura de los Juegos Olímpicos en Beijing.

“El espectáculo más maravilloso del mundo” es la línea con la que se describe el circo Ringling Bros. and Barnum and Bailey, una institución con más de 148 años, que todavía transporta su producción y equipo en tren privado por los rieles de Estados Unidos. Después de retirar a los elefantes y replantear toda su política de manejo de animales, las innovaciones del nuevo show, “Fuera de este mundo”, van desde sensores integrados en la costura de los disfraces para que las luces sigan a los personajes, a proyecciones de video en el suelo con tecnología similar a la apertura de los Juegos Olímpicos en Beijing.

En el acto de apertura, una pareja vestida de astronautas camina, salta, monta bicicleta y hace maromas de equilibrio sobre una elipse que rueda. Es tan preciso y precioso que logra la sensación de anti-gravedad, y por un momento hace olvidar que quienes desafían la gravedad son dos mortales con una pasión por las alturas, la acrobacia y el cuerpo.

Las actualizaciones del circo se evidencian en todos los niveles. El King Charles Troupe, que ha jugado basquetbol en monociclas por más de treinta años tuvo que adaptar su acto a una nueva superficie. Los atletas además de acróbatas también son actores y combinan sus actos con patinaje en el hielo. Atrás quedaron los años en los que los viajeros interminables eran quienes traían las noticas de lo ultimo en atuendos, música, o los freak shows de animales exóticos. En la era de la relevancia el circo es un integrador de tecnologías del cuerpo y una maquina del multitasking.¿Cómo se pueden producir sorpresas para un público acostumbrado a la velocidad y los excesos, con atención alterna y sobredosis de información? La respuesta de Ringling Brothers es darle más y más. Transportar al espectador a una simulación del espacio sideral, combinar fuego, agua, aire y tierra, y recrear la experiencia intergaláctica con manipulación masiva y sorprendente de las tecnologías corporales, la coreografía en el hielo, la inmersión en personajes e historias, el diseño de espacios y luz y una aplicación móvil que permite que la audiencia envíe mensajes que son parte del show.

 

La casa matriz, con sus bodegas llenas de disfraces, paredes y parades colmadas de carteles, decoraciones recicladas, y salones con todo tipo de superficies y aparatos para ensayar y ensamblar, esta llena de promesas a futuro que viven con cierta nostalgia. La combinación de un acto en vivo para múltiples generaciones con tecnología de punta y una historia clásica de buenos y malos, es una labor titánica con más de un año de producción. La preservación del legado del circo y sus transformaciones de años de evolución es un arte. Es la historia de cómo lo que nos asombra cambia. El legado de los trucos, de disfrazar la realidad para que se convierta en proeza. De llevar al cuerpo y la mente a lugares inesperados.

Algunos cuestionan el uso de animales salvajes para fines de entretenimiento y lucro. Es anticuado, pero también es parte de una tradición en la que se evidencia lo que los hombres y los animales pueden lograr juntos. Alex Lacey, el domador de “gatos grandes”, léase tigres y leones, vivió con dos cachorros tigres en su trailer hasta que por su tamaño tuvieron que salir de la casa. Al ser parte de la novena generación de domadores su relación con los tigres y leones, que son séptima generación nacidos y entrenados en el circo, es de autoridad y respeto, y ante todo de profundo cariño. Sus días están organizados en función de cuidarlos, limpiarlos y alimentarlos como a unos hijos.

 

Sarasota, Brandeton, Ellenton, Palmetto y los pueblos aledaños en el noroeste de la Florida, se conocen como “Pueblos del circo”. Apretados entre la bahía de Tampa y el rio Manatee están acostumbrados a los viajeros y sus historias románticas. Fueron asentamientos de los españoles, lugares de intercambio y ahora albergan la única parte rígida de una institución que por naturaleza es itinerante. En este sitio se gestan los ensayos, diseños y sets que acompañaran a los actos en giras que duran de dos a tres años con más de 500 presentaciones. La casa matriz de Ringling Bros & Co., es parte de Feld Entertaiment, empresa líder en producción de espectáculos en vivo como Disney On Ice, Monster Jam y Marvel Universe Live!. La construcción es el tercer edificio más grande el estado de Florida, después de la NASA y Amazon.

La historiadora y archivista del circo, a punto de cumplir 50 años como parte del equipo, fue la primera mujer payaso. Describe sus años de viajera con mucha alegría, recordando en detalle las anécdotas de los “outsiders”, como los profesores que se unían al tren para educar a los acróbatas jóvenes en los ratos en que no estaban practicando. Es optimista en cuanto al futuro, y declara que la energía que hace que grandes y chicos se conecten con las ganas de jugar, no va a desaparecer. En el fondo se va al circo por que aunque la tecnología cada vez haga más accesible el porqué de las cosas, se busca la magia, la sorpresa, y porque no, los trucos para superar las expectativas de lo posible.