El análisis de Henry Bradford Sicard, Rector de El Colegio de Estudios Superiores de Administración – CESA y publicado por Portafolio plantea una visión amplia pero rigurosa para cumplir con el gran objetivo de tener mercado en el exterior

El Rector del Cesa plantea:

Es fundamental establecer una relación y un trabajo mancomunado entre los directivos de las mipymes y las instituciones del Gobierno.

Ante la poca presencia de las microempresas y las pymes en el comercio exterior. El analista invita a plantear diferentes interrogantes acerca de su papel dentro del proceso exportador:

Interrogantes

¿Qué deben hacer los gerentes de estas organizaciones para gestionar procesos exitosos de posicionamiento en mercados internacionales?

¿Sería conveniente impulsar y motivar a estas empresas para que puedan participar más en la exportación de sus productos?

¿qué papel deberían jugar las instituciones del Estado como motor en este proceso?

Explorar mercados internacionales, con niveles de competencia aún más complejos, significaría un alto riesgo y un costo que posiblemente las pequeñas y medianas empresas, no están dispuestas a correr, si es que en algún momento lo han pensado.

Cerca del 85 por ciento de las pymes no exporta, y de las microempresas tan solo el 3 por ciento se ha internacionalizado.

La puesta en marcha de la internacionalización debe ser un hecho complementario a su actividad comercial local, dichas empresas deben encontrar un equilibrio y una permanencia estable que les dé la solidez para promocionar sus productos tanto a nivel nacional como internacional.

Los directivos deben tener una formación que les permita crear una visión optimista frente a la actividad exportadora como una oportunidad de crecimiento.

Es imprescindible que las instituciones del Estado planteen programas completos que las incentiven en el desarrollo de una correcta internacionalización.

La respuesta a los interrogantes inicialmente planteados, nos indica la importancia de establecer una relación y un trabajo mancomunado entre los directivos de las mipymes y las instituciones del gobierno, para hacer más eficientes los procesos de internacionalización del tejido empresarial colombiano.