Por años la oscuridad, las tonalidades frías y lo gótico han inspirado diferentes expresiones del arte, como la moda y la pintura.

Icónicos personajes en diferentes épocas como Coco Chanel y Alxander McQueen han convertido el negro en un “must have” para los amantes de la moda.

El año arranca con una tendencia extraída de varias subculturas que tienen que ver con mundos estrambóticos y con lenguajes oscuros, en lo que a su inspiración se refiere. Algunas texturas y tonos muy fuertes que hablan de una temporada que, contraria al 2016, ya no busca la serenidad y la tranquilidad en su paleta de color, sino que parece un maremoto de emociones.

Para esta temporada se imponen algunas variaciones del negro, que pasan a tonalidades frías como el azul profundo y el rojo sangre, como se puede ver en Macabra, la más reciente colección de Masglo.

El azul “serenity” del 2016 se convierte en un azul profundo y en un tono mucho más oscuro que se acerca a los límites del negro. Este será el color predominante en la primera estación porque no se queda sólo en su versión “navy”, sino que pasa por diversas tonalidades como un azul medianoche, hasta un tono casi negro.

“Blue is the new black”

Es así como el inicio de la temporada será azul en un buen porcentaje que prácticamente es el nuevo negro. El invierno deja su huella con un estilo pesado a la hora de vestir, donde la prenda sobre prenda es indispensable y el “denim” sigue siendo una de las texturas más importantes, en todas sus versiones.

EL rojo sangre

Otro de los colores que entra a escena esta temporada y sigue para la primavera de 2017, es el “sangre”. Un rojo intenso pero oscuro que viene a complementar la gama de vinos de la estación otoñal, pero en su estado más energético.

Uñas Macabras

La respuesta de la moda en uñas para estos tonos de temporada tan fuertes, es una inspiración en un mundo con tintes góticos y algo sangrientos, sacados de contextos como: American Horror Story y The Walking Dead.

Los looks de las uñas, se acentúan con azules intensos que se mezclan con otras gamas de azul, para lograr efectos brillantes o de tinta goteando.

Otras vienen con escarcha, con mucho brillo, o en apariencias tornasoladas que llegan a mezclar las diferentes tonalidades de azules y aguamarinas.

Finalmente, llega el tono hueso emulando sus formas orgánicas que crean un efecto muy interesante sobre las uñas para plasmar esta tendencia Macabra, que se puede mesclar también con un rojo rubí para completar la gama de colores de esta colección única.